Inminente conflicto laboral en la Fiscalía por dictadura de Martínez Neira

El fiscal general de la nación, el polémico Néstor Humberto Martínez Neira, se encuentra adelantando una reestructuración al interior de la entidad. La base de los cambios es la denigración de los derechos de los trabajadores.

“En vez de llevar a que mejore su atención al cliente, a la gente, está llevando a que se le quite el acceso a miles de ciudadanos colombianos. Debido no solamente a que redujo la planta de trabajadores de 28.000 a 24.000, sino además porque en los últimos días viene aplicando una política de reducción de la dirección de seccionales, lo que conllevó a que una sola dirección tuviese cinco seccionales. Por ejemplo, Medellín tiene a Antioquia, Chocó, Sucre y Córdoba (por supuesto, es una sobrecarga de procesos)”, precisó Luis Fernando Otálvaro Calle, presidente de Asonal Judicial SI.

A esto se suma que está “aplicando una política del terror, porque los directores vienen a imponer las metas que deben alcanzar los fiscales y los empleados para poderlos calificar. No se trata por imposición sino de acuerdo a la norma por concertación. Con las metas que están fijando sería para sacar a los cientos de trabajadores que hemos construido esta institución y que le hemos dado al país lo mejor de nuestras vidas y trabajos”.

El líder sindical a advierte un escenario difícil si Martínez Neira no replantea su política perseguidora. “Nos enfrentamos a un conflicto laboral en la Fiscalía General de la Nación, debido a la política antiobrera del fiscal general que incumple con los acuerdos realizados con las agremiaciones sindicales y que tiene una política de exterminio de todos los trabajadores”.