En 1948 la Asamblea General de la ONU adoptó la Declaración Universal de DDHH (DUDH), derechos de todo ser humano, independientemente de su raza, color, religión, sexo, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.